DESTACADA

AUMENTA LA PREFERENCIA POR MOTOCICLETAS Y BICICLETAS EN HOGARES PERUANOS

📌 La tenencia de bienes de transporte de los hogares peruanos se incrementó en casi todos los tipos de vehículos, así lo informó la Asociac...

DLD 2014: NI OFF LINE NI ON LINE, EL FUTURO DEL RETAIL ES OMNICANAL.

¿Qué necesita el retail para sobrevivir en el futuro? Adoptar una estrategia omnicanal.Esta y no otra es la receta para que las tiendas tradicionales sigan vivas y coleando en la nueva era digital. A esta conclusión se ha llegado hoy en una mesa redonda celebrada en el marco de la conferencia DLD en la que han participado Chris Kyvetos (Sneakerboy),Ulric Jerome(Matchesfashion.com), Imran Amed (The Business of Fashion) y Paula Reed(Mytheresa.com).

¿Un nuevo ejemplo de cómo deben ser las tiendas físicas en la era de la digitalización? Sneakerboy. “Nuestra tienda física tiene muestras de todo lo que vendemos, pero los artículos que tenemos a la venta sólo pueden comprarse online”, explica Chris Kyvetos, fundador de Sneakerboy. “Es modelo muy efectivo desde el punto de vista de los costes porque te permite ahorrar dinero en la compra y alquiler de tiendas físicas sin renunciar por completo al retail tradicional”, dice Kyvetos.

Otro ejemplo de estrategia omnicanal aplicada al retail es la puesta en práctica porMatchesfashion.com, que combina con increíble soltura los universos online y offline en sus tiendas. “Todos nuestros dependientes van equipados con iPads desde los que es posible asesorar al cliente y realizar pedidos online”, apunta Ulric Jerome, CEO de Matchesfashion.com. “Intentamos combinar elementos físicos y tangibles con servicios digitales y permanente disponibilidad online”, recalca. “Las tiendas físicas siguen desempeñando un papel muy importante en el retail y son claves, por ejemplo, para tener acceso a determinadas marcas en el sector del lujo”, dice.

Paula Reed, de Mytheresa.com, recalca que el secreto del retail omnicanal está en conectar con el consumidor de la manera más personal posible. Y para ello “la tecnología no basta”, advierte. “Se necesitan eventos físicos, dispositivos móviles integrados en las tiendas y lo más importante: un tono de voz personal y un punto de vista propio”, subraya.

DLD 2014 Conference Munich
-----------------------------------------------------------------------------------------------------







 

------------------------------------------------------------------------------------------------------

DLD14: ¿Qué pasará con los datos almacenados en la nube si Google o Dropbox quiebran dentro de 15 años?
Cada vez vertemos más información personal en la nube, pero ¿están de verdad seguros allí nuestros datos personales?Estamos “enamorados” de la nube, de eso no hay duda, pero al mismo tiempo no podemos evitar recelar de lo que hace nuestra “amada” con nuestra información personal. Esta compleja relación de amor-odio con los datos volcados en la nube ha sido precisamente hoy objeto de debate en DLD en una mesa redonda en la que han participado Jean Paul Schmetz (Hubert Burda Media), Werner Vogels(Amazon), JP Rangaswami (Salesforce.com) y Florian Leibert (Mesosphere).

Puede que muchos no terminen de confiar del todo en la nube, pero “lo cierto es que en Amazon nos dejamos la piel para proteger los datos que nuestros usuarios vuelcan allí”, dice Werner Vogels, del gigante del comercio electrónico. “No hay que tener miedo de la nube”, recalca.

Más receloso con la seguridad de la nube se muestra, sin embargo, Jean Paul Schmetz, de Hubert Burda Media. “No tengo ningún problema a la hora de confiar mis datos a Google o a Dropbox. Pero, ¿qué pasará con mis datos si Google quiebra, por ejemplo, dentro de 15 años”?, se pregunta Schmetz.

Hay un auténtico “boom” en torno a la nube. Sin embargo, ese “boom” no implica ni mucho menos la “muerte” de nuestra privacidad, subraya, por su parte, Florian Leibert, de Mesosphere. “No todos los datos aterrizarán en el futuro en la nube. Seguirá habiendo centros de datos privados”, asegura.

Lo que está claro es que “la nube es algo maravillosamente práctico. Ya no hace falta construir gigantescos centros de datos, conseguir autorización para hacerlo y enfrentarse simultáneamente a un maremágnum de requerimientos legales. Basta simplemente con pulsar un botón”, apunta Vogels.