DESTACADA

LANZAMIENTO DE LA APLICACIÓN CREW CARE

18 Febrero, 2021.-  Un grupo de entidades marítimas ha unido fuerzas para construir una plataforma digital destinada a mejorar el bienestar ...

EMPEZÓ EL MONITOREO DE LA NORMA IMO 2020 CON DRONES

Desde el 1ero de Enero del 2020 empezó a regir la nueva regulación que tiene como objetivo reducir las emisiones de óxidos de azufre de los buques, responsables desde lluvia ácida hasta enfermedades respiratorias.

Dado que la mayoría de los buques tendrán que quemar combustibles más caros, se ha especulado que algunos propietarios pueden intentar hacer trampa para reducir el costo más alto por lo que ya hay drones «Sniffers» (oledores-detectores) que vigilarán los cielos de algunos de los puertos más concurridos del mundo indicó Bloomberg.



Países Bajos
En Rotterdam, el puerto más grande de Europa, se están realizando preparativos para utilizar un gran dron capaz de viajar a más de 10 millas de la costa para detectar las emisiones de los barcos. La autoridad local lo llama un «super dron».

El límite de azufre del combustible marino ya está establecido en 0.1%, hay planes para que drones comiencen a usarse para pruebas de emisiones en la segunda mitad de este año.

La autoridad local, la Inspectie Leefomgeving en Transport (ILT), también está esperando la aprobación para comenzar a usar un llamado súper dron capaz de analizar las emisiones de los barcos que están mucho más lejos en el mar, y las pruebas comienzan desde el principio de éste nuevo año.

Eso es todo además del «polo sniffer» de Rotterdam, una instalación fija en la entrada del puerto que prueba los humos de todos los buques que pasan.

Los drones son rentables y harán que la aplicación sea mucho más eficiente, dijo Marco Buitelaar, gerente de programa para embarcaciones limpias en el ILT.

Si bien los datos que recopilan los drones no se pueden usar en un caso en un tribunal penal, Buitelaar planea usar sus hallazgos para determinar de qué tanques de combustible de los buques sacar muestras físicas.

Su equipo se toma en serio la aplicación de las reglas de la OMI y apunta a un cumplimiento total. A partir de abril, el fiscal investigó cuatro barcos por exceder el límite de azufre existente, según Buitelaar.


Hong Kong & Shenzhen
En China, donde los infractores de reglas enfrentan grandes multas y hasta seis meses de prisión, drones más pequeños, se están probando actualmente con el mismo propósito.

Las autoridades pueden usar drones para filtrar efectivamente a través de las decenas de miles de embarcaciones que entran y salen de sus puertos.

Saber de antemano si un barco está quemando combustible no conforme significa que pueden dirigirse al transportista adecuado para una inspección manual.

Actualmente se seleccionan al azar cientos de barcos para controles puntuales, las autoridades están trabajando con académicos en el uso de drones, dijo el profesor Zhi Ning, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.

«Nos lleva solo dos o tres minutos terminar un escaneo del escape de una nave», dijo Ning. “Esperamos tener este esfuerzo conjunto entre Hong Kong y Shenzhen para el área de Greater Bay. Al final, la contaminación del aire no tiene límites, simplemente fluye».

Los drones volarán hacia columnas de humo creadas por embarcaciones, recopilando datos en tiempo real que luego se utilizan para calcular cuánto azufre hay en el combustible del barco.

«Los drones no son el fin de la aplicación de la ley», dijo Ning. “Después de escanear los barcos, nuestro gobierno puede tomar las muestras de combustible de estos objetivos para usar en la corte como evidencia física. El humo que sale por el escape desaparece después de que terminemos de medir, por lo que no se puede usar».

Es probable que la industria naviera cumpla con las regulaciones de emisiones de la OMI, especialmente las grandes empresas que no podrían escapar del riesgo de que su reputación haga trampa, según Richard Chatterton, analista de Bloomberg NEF en Singapur.

Aguas internacionales
Si bien el uso de los drones podría ayudar a detectar trampas cerca de las áreas costeras, no necesariamente ayudará a atraparlos en aguas internacionales, a menudo a cientos de millas de la tierra, especialmente si los barcos que se supone que están usando depuradores (scrubbers) para eliminar las emisiones de azufre eligen apagar el equipo.

«Sería muy costoso volar estos drones hacia aguas internacionales a la izquierda, a la derecha y al centro», dijo Chatterton. «Los estados del pabellón son responsables de hacer cumplir las regulaciones de contaminación, pero ¿por qué alguien pagaría ese dinero?»

De vuelta más cerca de la tierra, otros puertos siguen tomando en serio la aplicación. El año pasado, la autoridad marítima de Noruega descubrió al menos cinco violaciones de las regulaciones de azufre y comenzó a usar drones.

Dinamarca lanzó el suyo con el mismo propósito en abril y en Singapur, el puerto de bunkering más grande del mundo, los infractores de las normas corren el riesgo de ser condenados a penas de prisión de hasta dos años.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario